Cocina Latina: Una Aventura Gastronómica

by

Una selección de platos de Mickey B’s Deli en Bridehampton. Fotos de David Benthal

Por Andrea Navarro

La gastronomía latina es una herencia que se ha trasmitido a través de generaciones convirtiéndose en un patrimonio culinario de sabores exóticos, diversos y con la mejor sazón; además de su poder nutritivo y saludable. Con el tiempo la cocina latina cautivó el paladar de todo el east con sus platos exquisitos y ahora hacen parte de la comida diaria. La pasión y el amor de la comida latina es sin duda alguna el motivo de su éxito, su encanto se quedó en Long Island al final de New York.

El boom culinario latino llegó, conquistó y cambió a Estados Unidos, según el estudio de mercado “The Hispanic Influence on American Culture” (La influencia hispana en la cultura americana) de la consultora Conill, el 90 por ciento de los estadounidenses considera que la comida es la mayor influencia de los latinos en la cultura. La industria de los alimentos latinos genera casi 10 mil millones de dólares al año.

RELACIONADO: Haga clic aqui para leer esta historia en ingle´s. 

Desde Riverhead hasta Montauk encontraremos los “delicatesen,” del latín “delicatus” que significa delicado, delicioso o fino, en Estados Unidos conocidos como “Delis”, realmente son un mercado acogedor donde los sabores, el aroma y la camaradería del latino marcan la diferencia y generan tendencia; se puede sentir su música caribeña, las cumbias y bandas que lo convierten en un ambiente artístico.

Un amplio menú de comida fresca lista para servir es conocida popularmente como “comida casera,” por sus más de 25 años en el mercado ya es catalogada como parte de la cultura en Long Island; esta gastronomía es sin lugar a dudas, la que se lleva los galardones, ya que diariamente conquista paladares y corazones permaneciendo en la mesa de sus consumidores. Una gran variedad de platos típicos como los tradicionales fríjoles en todas sus variedades, arroces, maíz y aguacate hacen parte de este festín culinario.

La cocina latina se reinventa para seducir, siempre lleva una intención que logra fascinar y la hace maravillosa. El carácter de los sabores es esencial en todos los platos, la mágica mezcla de cebollas, pimientos, chiles, cilantro y ajo, hacen que todos la quieran llevar a sus hogares para compartir en familia o con amigos; por eso teníamos que llegar a los famosos “Delis” que son los pioneros en esta creación fenomenal que hoy día se multiplica por todo los Hamptons.

Luz Marina, dueña de La Chiquita Latina.

Nos cuenta Luz Marina, dueña de La Chiquita Latina: “todo empezó por llenar una necesidad y un vacío de nuestra tierra en este lado de la isla donde no se encontraba nada, volviéndose un estilo de vida “comer latino” asociado con la idea de comer fresco y sofisticado.” La Chiquita es famosa por sus empanadas, calentados de frijoles, carne asada, arroz, plátanos, chicharrones y burros mexicanos;todo fue un proceso, introducir a este lado de la isla productos que no se conocían por la dificultad del transporte. Ha sido un proceso de educación para dar a conocer el producto, en poco tiempo se fue quedando entre la comunidad; personalidades como la hija del cantante americano Billy Joel hacía su parada para comer empanadas cuando venia a su casa de verano, también reconocidos presentadores y famosos de la gran manzana han echo una parada para llevarse uno de estos antojitos en la 480 de la Montaunk Highway en East hampton, los pandebonos y el pan con queso han echo historia, lo llevan para Miami y otras partes del mundo.”

Siguiendo nuestro recorrido llegamos al pueblo de Bridgehampton a Mickey B’s donde nos encontramos con Roberto Martola quien por  20 años ha dedicado su vida a la preparación de alimentos logrando un buen producto y servicio a sus clientes. Es un lugar impecable para visitar. Se puede saborear una rica quesadilla mexicana con queso, pollo, carnitas o chorizo; una rica sopa de gallina, estofado de carne o unos buenos tamales mexicanos con cerdo; chocolate caliente a base de barras de chocolate y leche caliente o una nutritiva avena y como platos fuertes una variedad de lomitos, encebollados y quesos. Comenta: “la gente nos prefiere porque somos generosos en nuestros platos, esto es un legado que ha marcado la diferencia” en la cocina encontramos mujeres de República Dominicana, Colombia y Guatemala, quienes desde las seis de la mañana inician su jornada laboral hasta las tres de la tarde, sintiendo la satisfacción de haber cumplido.

Con una variedad de menús increíbles, terminamos nuestro recorrido en Chicken Spot sobre la 235 North Sea Rd en Southampton. Isabelle Guillen, de nacionalidad ecuatoriana es su dueña, nos recibe con gran agrado en un lugar que sus clientes han echo famoso por la popular carne asada con vegetales, ensalada y frijoles, guisados de pollo, lechon asado y pescados que enamoran a los comensales. Guillen, es una mujer que por años ha seguido el legado de su familia quienes llegaron de Ecuador y han emprendido un camino a través de la comida y la innovación de diferentes sabores, llevando siempre a todos comida fresca y saludable; hace 14 años tiene su negocio y ha sido sostenible gracias a su fuerza y entereza sacando adelante su familia sin perder sus raíces.

La cocina latinoamericana es estupenda, particular, picaresca y con raíces adentradas en una historia fascinante, de sentires y tradición que se arraigó en Long Island, convirtiéndose en una alternativa gastronómica mágica.

Y es que la cocina latina no es más que el resultado de esa mezcla de elementos étnicos, culturales y sociales que es nuestro continente Americano. Una combinación de vivencias, de costumbres, de gustos, productos y sabores del alma, que generan una verdadera explosión de sentimientos.

En Latinoamérica cada pueblo posee su propia riqueza y características culinarias. Unas provenientes de la era precolombina, otras traídas por los conquistadores, los colonizadores y los emigrantes. Esta cocina llegó de tierras fascinantes, colmada de elementos ricos en sabores, texturas, colores y aromas que cautivaron los paladares ocupando un espacio inmenso en todos los ciudadanos de Long Island y del mundo.

Un plato de Chiquita Latina en East Hampton.

Share This!

Comments